conciertoEl concierto, celebrado este domingo en la Escalinata de la Universidad de La Habana, en apoyo a Venezuela, reafirmó el sentido de Patria grande de Simón Bolívar y demás patriotas del continente que José Martí denominó Nuestra América.

Música y poesía, pero sobre todo dignidad, soberanía y vocación de paz estuvieron presentes, coincidentemente en un día en que se cumplieron 137 años de la Protesta de Baraguá, llevada a cabo por el Mayor General Antonio Maceo.

Consagrados artistas y jóvenes talentos de las escuelas de arte empuñaron de nuevo los cantos de amor y de trinchera coreados por miles, la mayoría estudiantes, que hacían ondear banderas de naciones de todos los confines del mundo.

Allí desfilaron Raúl Torres con esa emblemática canción El amigo del amigo –en homenaje al inolvidable Hugo Chávez-, Pepe Ordaz, Marta Campos, Patricio Amaro, el Grupo Moncada, Adrián Berazaín, Tammy López, el Niño y La Verdad y muchos otros artistas para alimentar la solidaridad y el amor.

Música popular cubana, esa que hace mover el cuerpo a casi todos, fruto del arte de El Niño y La Verdad cerró la cita, como otra evidencia de que a los latinoamericanos, ni amenazas ni retos le quitan el sueño ni le hacen perder la alegría.

Muy oportuna resultó La Guantanamera, de Joseito Fernández, que permitió una destacada improvisación melódica sobre la decisión de los pueblos y el valor para defenderla.

Nada mejor que este concierto, sumado a las infinitas manifestaciones solidarias con Venezuela en todo el mundo, para reiterar que agredirla significa una injuria a Nuestra América, a los hombres y mujeres dignos del planeta.

Tomado de Radio Enciclopedia

Anuncios