peruchoAl combate corred, bayameses,
que la patria os contempla orgullosa…

Cuando escuchamos las notas de nuestro Himno Nacional, a los cubanos, en el lugar del mundo en que estemos, se nos llena el corazón de orgullo. A más de uno, le viene una lágrima a los ojos, se le tensan los músculos y repasamos en la mente tarareando con los labios, una por una sus estrofas. Porque sin dudas, nuestro Himno Nacional, es un símbolo de cubanía, del sentir y los valores que nos caracterizan.

El alto honor de ser su creador corresponde a Pedro Figueredo Cisneros (Perucho), a quien los mineños rendimos homenaje por estos días.

Por sus dotes artísticas y literarias lo apodaban «El Gallito Bayamés». Estudió bachiller en Filosofía, Derecho y recibió clases de piano. Encerrado en su mansión, también se cultivó, instruyéndose sobre táctica militar y escribiendo artículos sobre costumbres cubanas. Su casa de Bayamo fue el centro principal de la conspiración independentista en la región oriental. Allí se constituyó el 14 de agosto de 1867 el Comité Revolucionario de Bayamo, el cual integró como vocal. En la misma condición también formó parte del Comité Revolucionario de Oriente.

Secundó el levantamiento del 10 de octubre de 1868 y participó en la toma de Bayamo. Poco después, en la montura de su caballo escribió, aclamado por el pueblo, la letra del Himno Nacional Cubano. Al formarse el Gobierno Provisional revolucionario, fue nombrado jefe del Estado Mayor. El 11 de abril de 1869 en Guáimaro, fue designado subsecretario de Guerra del Primer Gobierno de la República en Armas, con grado de Mayor General. También se desempeñó como jefe de despacho del presidente Carlos Manuel de Céspedes.

Fue hecho prisionero por los españoles el 12 de agosto de 1870 cuando se encontraba reponiéndose de fiebre tifoidea, en la finca Santa Rosa de Cabaniguao, en Las Tunas. Fue conducido a Santiago de Cuba y fusilado un 17 de agosto de 1870.

Morir por la Patria es Vivir… con su letra, cargada de valentía y patriotismo, Perucho Figueredo no solo se inmortalizó él, sino también a todos nuestros héroes.

(Por Caridad Reyes Reyes / Radio La Voz del Bayatabo)

Anuncios