fidel-y-HemingwayEl amor por la Revolución cubana del escritor estadounidense destacó el investigador Jorge Santos Caballero, en ocasión del habitual Sábado del Libro de la céntrica calle Maceo en esta ciudad, cuyo segmento más antiguo es Patrimonio Cultural de la Humanidad.

En la presentación del texto “Hemingway: ese desconocido”, del escritor camagüeyano Enrique Cirules, Santos Caballero consideró también que lo más importante reflejado en la obra es el sentimiento antifascista del escritor en su accionar político y social.

El texto de la editorial Arte y Literatura, en más de doscientas páginas, “ofrece una visión renovadora de uno de los más importantes narradores del siglo veinte”, precisó al citar la contracubierta de esta propuesta de Circules en la que se revelan nuevas facetas del genial escritor estadounidense.

En tanto el escritor Alejandro González Bermúdez rememoró que el autor de la novela “El viejo y el mar”, se involucró en la II Guerra Mundial a los 20 años de edad y en 1947 le concedieran la Medalla al Valor por su compromiso contra el fascismo.

Opinó que Hemingway  marcó en su época a la  generación  de escritores estadounidenses y es considerado uno de los autores más influyentes del mundo intelectual en su país.

Además, expuso que Enrique Cirules se ha acercado más de una vez a la vida y obra de Hemingway y a personajes de Estados Unidos vinculados con la mayor isla de las Antillas, y mencionó el testimonio Conversación con el último norteamericano.

Al prologar la obra, el doctor en Estudios Ibéricos y Latinoamericanos de la Universidad Paris Sorbonne, Salim Lamrani, precisó que “frente a la barbarie nazi, Heminguay se involucró otra vez en la lucha contra el totalitarismo y fundó una agencia antifascista en Cuba”.

El también especialista de las relaciones entre Cuba y  Estados Unidos añadió que Cirules “nos recuerda sin duda la cosa más importante a propósito de Ernest Hemingway más allá de su extraordinario talento literario: supo cumplir su primer deber de ciudadano libre siendo un eterno indignado”.

Salim Lamrani acude a los  apuntes de Hemingway cuando declarara con mucho afecto “Soy el primer cubano que consigue un Premio Nobel” y expuso que el escritor acogió con entusiasmo el triunfo de la Revolución cubana liderada por Fidel Castro, con quien mantendría relaciones cordiales hasta su salida definitiva de Cuba en 1960.

Tomado de Radio Cadena Agramonte.

Anuncios