evacuacion-cubaEl enfrentamiento a las inundaciones costeras de estos días fue otro ejemplo del porqué Cuba es un paradigma mundial en hacer frente a los efectos de eventos naturales y de otra índole, afirma hoy Juventud Rebelde.

Un amplio reportaje acompañado de fotos publica el diario, en el que reseña la labor de las autoridades para preservar la vida humana y los recursos materiales ante las penetraciones del mar en el litoral habanero.

Bajo el título La máxima de Cuba siempre será proteger la vida, el periódico señala que oficiales del Cuerpo de Bomberos dieron a conocer que se ha evacuado a todo el personal que lo solicitó.

Al consultar al personal de Salud y la Cruz Roja, los especialistas indicaron que ellos están allí para atender cualquier emergencia y caso que lo requiera.

Añadieron que, además, existen recorridos perennes, donde se alerta a la población de la zona, se han realizado decenas de evacuaciones y atendido asimismo a muchas personas que han requerido atención médica.

No obstante, en las zonas no inundadas, aunque el agua estuviera a unos pocos metros de distancia, la vida seguía en su cotidianidad. Los puestos de viandas abiertos, turistas comiendo apaciblemente en las paladares, y hasta vecinos y albañiles que seguían haciendo arreglos en las fachadas de la casas, reseña la publicación.

Agrega que la gente se ha tomado con calma la inundación costera al amparo del contundente y profesional dispositivo desplegado para proteger la vida y los bienes de las personas y de las instituciones.

Fue un trabajo preventivo y de socorro que también se desarrolló en otras zonas bajas, como en asentamientos costeros de los municipios Playa y Habana del Este, puntualiza.

Es una tradición, resalta, que ha convertido a Cuba en paradigma mundial en el enfrentamiento a los efectos de eventos naturales y de otra índole, donde la máxima es proteger la vida. Las inundaciones costeras de la víspera, fueron otro ejemplo.

En las zonas afectadas por las inundaciones costeras en La Habana, se desarrolló un dispositivo para asegurar el abasto de alimentos a la población. Entre otras instituciones, intervino en esta parte del enfrentamiento, la Empresa Provincial de la Industria Alimentaria.

Su director, Luis Carlos Góngora, comentó que la entidad montó un servicio en las zonas cercanas al evento para la venta de pan, dulces, galletas dulces, trigo inflado, raspadura, y refrescos instantáneos, entre otros surtidos, en el que han participado más de 100 trabajadores de varios municipios.

Informó que se ha reforzado la producción de pan en toda la ciudad, no solo para atender las necesidades por este evento, sino también para toda la provincia, ante la caída de las temperaturas.

Está comprobado que cuando hay frío, las personas compran y consumen más pan, señaló.

Entre las medidas adoptadas para estos días invernales, explicó que donde haya las condiciones, se abrirán mostradores para el expendio de los surtidos de las panaderías durante las 24 horas del día.

Al mismo tiempo, se garantiza el pan de la población, y si el consumidor lo desea, podrá adquirir la cuota del día siguiente, refiere Juventud Rebelde.

Tomado de AIN

Anuncios