ferialibroMás de 900 novedades editoriales verán la luz en la 25 Feria Internacional del Libro Cuba 2016 —dedicada a los escritores Lina de Feria y Rogelio Martínez Furé, y a la República Oriental del Uruguay, como País Invitado de Honor— que se celebrará en La Habana desde el 11 hasta el 21 de febrero, para hacerlo después en el resto de las provincias, según sus decisiones pertinentes hasta el mes de abril.

Los pormenores del más populoso de los eventos cubanos, que será un hecho en unos días, trascendieron ayer en conferencia de prensa, en la sala Che Guevara de Casa de las Américas, a cargo de Eduardo Fernández Collado, director de la Feria; Zuleica Romay Guerra, presidenta del Instituto Cubano del Libro, y Ariel Bergamino, embajador de la República Oriental del Uruguay, entre otros directivos de su Comité Organizador.

Alrededor de unas 70 editoriales cubanas tendrán presencia en los 3 680 mil ejemplares de textos, así como 20 mil atlas geográficos escolares, mapas de Cuba y el mundo, físicos, políticos e históricos; pancartas y libros acordeones, materiales didácticos que suman 4 millones 59 mil ejemplares, que estarán circulando a lo largo y ancho de la isla. También cuentan 32 proyectos en formato CD, DVD y Multimedia con 13 mil ejemplares que recogen cientos de libros de diversos géneros y materias.

Los textos dedicados a Uruguay, que conforman libros sobre y del país homenajeado, publicados por editoriales cubanas son 31, con 120 mil ejemplares; y de los escritores también honrados en la Feria se han concebido 6 de sendas autorías. Para garantizar toda la producción editorial ocho poligráficos trabajan realizando ingentes esfuerzos para garantizar la impresión de los libros.

La constitución de la Feria, con sede principal en la Fortaleza de San Carlos de la Cabaña, no cuenta en esta ocasión con la gran librería, sino que cada editorial, desde su espacio, comercializará sus libros lo cual permitirá interactuar directamente con sus lectores en sus propios stands, lo que significa que, sin renunciar a ser espacio cultural, consiga también ser un entorno de negocios, y de intercambio entre las distintas editoriales.

La presencia de 37 países de todos los continentes, con un peso mayor de América latina y Estados Unidos, convertirá una vez más esos predios, conformados también por las ya habituales subsedes capitalinas, en un área de tope e intercambio entre diferentes culturas, con mayor preponderancia en esta ocasión con la uruguaya, que ha previsto una delegación de altísima calidad artística, por lo que el público cubano pueda acceder a la riqueza cultural que Uruguay trae como propuesta.

También lo más representativo de la literatura uruguaya de las últimas décadas, con autores vivos y fallecidos —así como otras facetas del universo cultural uruguayo, que contempla aspectos políticos en su relación con Cuba y del propio pueblo sureño— está contemplado en el programa literario y académico de la Feria, que además de los eventos habituales, cuenta con los alusivos al 130 aniversario de la abolición de la esclavitud, el 400 de la muerte de Inca Garcilaso de la Vega, y el que rinde tributo al escritor José Soler Puig, en su centenario, que será recordado durante todo el año.

Al escritor Eduardo Galeano se rendirá merecido tributo en la Feria al denominar con su nombre al Pabellón del País Invitado de Honor, por tratarse, en palabras de Bergamino, de un hombre “amante de la vida y al que con esto queremos darle mucha vida”, además de celebrarse un coloquio coordinado por Eduardo Heras León, Premio Nacional de Literatura sobre la vida y obra del autor de Las venas abiertas de América Latina.

Entre las instituciones capitalinas que fungen como subsedes, tendrá especial vínculo con la Feria la Casa de las Américas, al estar dedicada a un país ubicado en el área continental, por lo que los autores uruguayos Eduardo Galeano y Mario Benedetti tienen un espacio reservado. Para ello la Casa ha preparado un enjundioso programa y la publicación y presentación de libros de ambas figuras, entre ellos, la Antología de poesía, y Poesía de amor latinoamericana, de Benedetti y Espejos, de Galeano.

A solo días de convertirse la ciudad en un acontecimiento literario, la feria continúa aceptando propuestas, compartiendo iniciativas, produciendo libros, una expresión de la vitalidad y el dinamismo de del mayor evento cultural que Cuba comparte cada febrero con todos aquellos que sientan que el mundo es mejor si se lleva en las manos un libro.

Tomado de Granma

Anuncios