chart

chart

Un socialismo próspero y sustentable solo será posible si la economía crece a ritmos superiores y se desarrolla, para acortar sus brechas estructurales, alertó el Seminario Científico del Centro de Estudios de la Economía Cubana (CEEC), efectuado en La Habana.

El Seminario, coauspiciado por la Fundación Friedrich Ebert y con la participación interdisciplinaria de investigadores de diversas instituciones cubanas, abordó durante dos días, y de cara al futuro, las vulnerabilidades y oportunidades internas y externas de la economía cubana, en una compleja encrucijada histórica que se abre para la nación.

Los participantes sopesaron las brechas que aún marcan la estructura económica cubana, como la insuficiente capacidad exportadora con productos de alto valor agregado, que nos ubican en los eslabones más vulnerables de las cadenas de valor, a pesar de la dotación de una fuerza de trabajo calificada; los obstáculos para la innovación, la autonomía y el emprendimiento en los diversos agentes económicos, estatales y no estatales; la descapitalización de la estructura productiva, muy reducidas tasas de inversión y alta voracidad importadora.

También trataron la necesidad de potenciar las fuentes de acumulación para la transformación productiva del país, facilitar que se desaten las fuerzas productivas de los agentes económicos (estatales y no estatales) para que desaten sus fuerzas productivas; al tiempo que señalaron la preocupación por los tiempos y los ritmos de los cambios económicos, ante la celeridad de los efectos desencadenantes de ellos mismos, que sobrepasan en buena medida las respuestas institucionales.

Se abordó la necesidad de desarrollar y sistematizar las nuevas fuentes de acumulación en el país, la importancia de que se fortalezca la inclusión financiera mediante una dinámica bancaria más de cara al mercado, los retos que implican las nuevas desigualdades de ingresos en Cuba y los desafíos de la insuficiente producción agrícola.

Tomado de Juventud Rebelde.

Anuncios