imagesPor Caridad de las M. Reyes Reyes

La disminución de la actividad física es uno de los factores característicos de la vejez. La sede municipal del INDER En Minas fomenta la práctica del deporte en las personas mayores, ya que es esencial para disminuir los efectos del envejecimiento, y salvaguardar la capacidad para moverse de estos individuos. Los integrantes de la casa del abuelo “Volver a Vivir” son un ejemplo de ello.

Los que han mantenido una vida dinámica y ejercitada, cuando les llega el atardecer de la vida reconocen la importancia de no postrarse. También los problemas psicológicos propios de la longevidad reciben las bendiciones del ejercicio físico

Numerosas personas poseen una vida atareada sin hacer ejercicio, porque los realizan o compensan con otras tareas diarias como hacer las compras o atender los quehaceres del hogar, lo que les proporciona un nivel adecuado de actividad. Pero aun así, Jorge García Alfonso jefe del departamento de educación, cultura física y recreación del INDER en Minas resaltó la labor que realizan con los abuelos.

Todo hombre desea llegar a la vejez y sin embargo se queja cuando lo consigue. Tal paradoja sugiere que el envejecimiento no constituye meramente un problema médico, si no una progresión de inevitables circunstancias sociales, emocionales y psicológicas que alteran al individuo. El envejecimiento trae consigo el abandono de objetivos, la reducción del vigor físico y una conciencia de la muerte desconocida durante la juventud.

En la actualidad el aumento masivo de la población anciana nos ha enfrentado a este problema. Nuestro municipio no escapa a la tendencia general, por lo que se hace preciso buscar nuevas soluciones para mejorar el nivel de vida de la creciente población senil, donde el profesor del INDER es un eficaz eslabón como instrumento para incrementar las expectativas de vida, la autonomía y la independencia.

Anuncios