memorando-navegacion-maritiRepresentantes de Cuba y Estados Unidos firmaron hoy en esta capital un memorando de entendimiento sobre cooperación en áreas de hidrografía y geodesia para mejorar la seguridad de la navegación marítima.

Cándido Alfredo Regalado Gómez, jefe de la Oficina Nacional de Hidrografía y Geodesia; y Jeffrey De Laurentis, encargado de negocios de la embajada de EE.UU. en La Habana, suscribieron el documento en una ceremonia efectuada en el Hotel Palco.

Regalado Gómez expresó su confianza en que el texto contribuirá a suprimir las restricciones que aún subsisten y que limitan el acceso a su país a tecnologías y productos geoinformáticos norteamericanos de avanzada para el desarrollo de producciones y servicios.

Señaló que también debe marcar el inicio de un proceso de colaboración e intercambio de información, investigación y desarrollo de métodos, metodologías y tecnologías, así como de buenas prácticas en beneficio de ambas naciones y de la región.

En el acto, De Laurentis manifestó que el instrumento es de interés mutuo con vistas a mejorar la seguridad de la navegación y habilitar ciertas actividades económicas marítimas en aguas adyacentes a cada Estado.

Atribuyó importancia a avances en los servicios de navegación para los marinos individuales y los patrones mercantes y de embarcaciones e incluso para el comercio y los viajes autorizados entre las dos naciones.

Opinó que el valor real de este acuerdo puede  encontrarse en las acciones prácticas que propicia, al dirigirse a retos que enfrentan los marinos que navegan en aguas internacionales en el Estrecho de la Florida, que requieren precisión y consistencia en las cartas náuticas de papel y electrónicas.

Las conversaciones bilaterales sobre el particular comenzaron hace 13 meses en La Habana entre autoridades del Servicio Hidrográfico y Geodésico de Cuba y la Oficina de Levantamientos Costeros de la Administración Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos, y después continuaron en Washington.

De acuerdo con especialistas, este es el primer compromiso de su tipo alcanzado desde la implantación del bloqueo económico, financiero y comercial impuesto por  Estados Unidos a Cuba en 1962, el más largo en la historia de la humanidad y que constituye uno de los principales problemas para la normalización de las relaciones bilaterales.

Sin embargo, se pudo concretar tras un diálogo profesional y de respeto mutuo en el complejo proceso de normalización de vínculos, iniciado en diciembre de 2014.

Tomado de AIN

Anuncios