cuba-bloqueo-estados-unidos1Tras una jornada de debate, los participantes en el Encuentro Regional de Solidaridad con Cuba demandaron el fin de bloqueo de Washington contra la isla que calificaron de genocida.

Fue una política de hostilidad ejecutada a partir de 1960, “como réplica a la decisión de un pueblo de construir su propio destino de forma independiente”, precisa la declaración final.

Motivados por sentimientos de solidaridad se congregaron en la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires más de 200 asociados a las Casas de Amistad con Cuba en la Capital Federal y el conurbano bonaerense.

El Encuentro lo abrió Ramón Labañino, uno de los cinco Héroes de la República de Cuba, quien visita Argentina en gesto de gratitud por el apoyo que recibió de organizaciones y movimientos a la causa de su liberación.

Labañino fue arrestado en septiembre de 1998 junto a Gerardo Hernández, Antonio Guerrero, René González y Fernando González y condenados en un juicio en Miami amañado políticamente a largas condenas, y se convirtieron en símbolos de resistencia, valor y dignidad.

En su declaración, los amigos de Cuba reclaman también que cesen las agresiones terroristas, subversivas e intervencionistas contra la isla, que Washington devuelva el territorio que ocupa una base naval en Guantánamo y reintegre los miles de millones de dólares en pérdidas económicas sufridas por la isla a causa del bloqueo.

Precisan que su solidaridad con Cuba implica denunciar también el intervencionismo del gobierno norteamericano en América Latina a través de acciones destinadas a socavar los gobiernos progresistas de la región. “Lo vemos cuando agreden a Venezuela, Bolivia, Ecuador, ahora a Brasil”.

Y agregan: “Es como si nos atacaran a nosotros, que también lo han hecho y demuestran que lo seguirán haciendo”, y recuerdan que “Wikileaks reveló cómo la Embajada de Estados Unidos en Buenos Aires operó con dos de los más recientes candidatos a presidentes, Sergio Massa y quien alcanzó la Presidencia, Mauricio Macri”.

Por eso es que “impulsamos decididamente la unidad latinoamericana”, recalca el documento en el que subrayan su apoyo a la integración económica, política y social de América Latina y el Caribe.

A su vez, exigen el desmantelamiento de las bases norteamericanas en la región, la cual fue declarada Zona de Paz por la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños.

Asimismo, exigen el fin de las ocupaciones territoriales y enclaves coloniales como las Isla Malvinas, por Reino Unido, Puerto Rico y Guantánamo, por Washington.

Al tiempo que se oponen a los tratados de libre comercio con Estados Unidos y la Alianza para el Pacífico, repudian los acuerdos de Macri con los fondos buitres que implica un enorme endeudamiento para Argentina.

Al argumentar su respaldo a Cuba, reseñan las acciones humanitarias de su pueblo y gobierno con Argentina, como los más de 50 mil pacientes que recuperaron la visión gracias al programa Operación Milagro, los más de 30 mil alfabetizados con el plan Yo, sí puedo y los mil 130 jóvenes que estudiaron y graduaron en la isla. (Tomado de Prensa Latina)

Anuncios