onuCuba demandó en la Asamblea General de la ONU el compromiso po­lítico de los Estados y otros actores con el control de las drogas ilícitas, las cuales consideró un obstáculo para el desarrollo sostenible y el bienestar humano, informó PL.

En la segunda jornada de una sesión de alto nivel sobre el problema mundial de los estupefacientes, la ministra de Justicia de la isla, María Es­ther Reus, ratificó la voluntad absoluta de su país de trabajar a favor de sociedades libres del flagelo.

De acuerdo con la funcionaria, el foro de tres días instalado el martes genera expectativas e interés, ante la necesidad de fortalecer la cooperación internacional, de cara a un fenómeno que lejos de atenuarse, se profundiza y recrudece.

“¿Cómo no preocuparse, cuando no se ha logrado reducir la demanda, producción y tráfico de drogas, como exigió la Declaración Política de 2009? ¿Cómo no inquietarse, al saber que al menos 246 millones de personas consumen drogas ilícitas, según estimados de la ONU?”, preguntó la titular.

Reus advirtió en el encuentro que reúne a presidentes, ministros, expertos y representantes de la sociedad civil de los cinco continentes, que la solución del problema de la producción y tráfico masivos de narcóticos desde el Sur pasa, en buena medida, por eliminar la demanda mayoritaria del Norte.

“Hoy es más importante que nunca antes reconocer y aplicar el principio de responsabilidad común y compartida”, afirmó.

Para Reus, otra prioridad global debe de ser dejar de militarizar a países, arrasar a campesinos, irrespetar la soberanía nacional y obviar las particularidades de cada región, agrega el reporte de PL.

Tomado de Granma