marti-La iniciativa de construir un monumento en Moscú dedicado al héroe independentista cubano José Martí (1853-1995) fue presentada en una velada cultural en la Casa de Cultura de la región moscovita de Novo Peredelkino.

El investigador histórico sobre la isla y presidente de la filial de la Sociedad de Amistad Rusia-Cuba en este territorio, Nikolai Manuilov, fundamentó la proposición al dejar inaugurada una exposición fotográfica sobre la vida y la obra del organizador de la guerra de independencia contra España (1895-1998).

La muestra de unas 30 fotografías fue la apertura de la tarde cultural Martí-Pushkin, en la que se resaltó como denominador común entre uno y otro escritor sus aportes a la lengua hispana y a la rusa, con una trascendencia que rebasa los límites de un país y un continente y se inserta en lo más relevante del acerco universal.

Ante escritores, escultores, arquitectos, veteranos diplomáticos y militares internacionalistas que prestaron servicios en Cuba en los tiempos de la Unión Soviética e integrantes de la Asociación de Residentes de Cuba en Rusia fue resaltada la actualidad del pensamiento martiano.

En las distintas intervenciones se resaltó que el autor del ensayo Nuestra América fue el primero que describió al imperialismo por su nombre y lo caracterizó en su dimensión económica, política y social, al conocerlo desde su nacimiento en Estados Unidos entre 1880 y 1995.

Al hacer referencia a la carta que dejó inconclusa a su amigo mexicano Manuel Mercado el 18 de mayo de 1895, 24 horas antes de su muerte en Combate, los ponentes refirieron que en ella queda explícito su pensamiento antiimperialista.

Sin embargo, se recordó que en las más de 300 crónicas que escribió entre 1881 y 1892 para periódicos de Argentina, México y Venezuela alertó al continente del peligro de una alianza desequilibrada con Estados Unidos y llamó a declarar “la segunda independencia” continental.

Igual vigencia mantiene en la actualidad americana el pensamiento que expresó Martí como representante diplomático de Uruguay en rechazo a los propósitos de la Primera Conferencia Internacional Americana (octubre de 1889-abril de 1890) y los de la Comisión Monetaria Internacional (7 de enero-8 de abril de 1891), se resaltó.

Sobre la base de todo lo anterior y de los indestructibles lazos de amistad existentes entre los gobiernos y pueblos de Cuba y Rusia, concluyeron los ponentes en la velada cultural, sugerimos a las autoridades de Rusia se construya un monumento a Martí en una calle, un parque o una plaza en honor al autor intelectual del asalto al cuartel Moncada en Santiago de Cuba, el 26 de julio de 1953.

Invitado a intervenir, el tercer secretario de la embajada de Cuba en Rusia Oscar Redondo agradeció la profundidad de las ponencias y los materiales audiovisuales presentados.

Redondo concluyó que en estos tiempos en que se pretende borrar la historia para desmovilizar a los pueblos, a las generaciones actuales corresponde estudiar el pensamiento martiano para ser capaces de defender mejor la independencia y la soberanía conquistadas

(Tomado de Radio Cadena Agramaonte)