la_habana_02Para el Ministro cubano de Cultura, Julián González, La Habana constituye hoy una ciudad admirable, no solo por la arquitectura, sino por las personas que la habitan, convertidas en soporte de sus valores culturales.

“Esta es una urbe de encantos y grandes atractivos”, dijo González a Prensa Latina después de participar en la ceremonia oficial donde se declaró a la capital cubana una de las siete ciudades maravilla del mundo moderno.

De acuerdo con el titular, se trata de un acontecimiento trascendente que no deja de ser un acto de justicia, pues la ciudad fundada en 1519 por la colonia española abriga una vida cultural extraordinaria.

“Con esta designación cada vez más La Habana se reafirma como la capital de todos los cubanos por sus encantos, valores y dignidad, por la manera con la cual ha sobrevivido durante tantos años a la cruda situación provocada por el bloqueo”, añadió González.

En ese sentido enfatizó que no obstante al paso del tiempo y a las afectaciones ocasionadas por el cerco económico, comercial y financiero impuesto por el gobierno estadounidense hace más de 50 años a Cuba, La Habana se mantiene hermosa y alegre.

Según el ministro, este reconocimiento llama la atención sobre la capital cubana y su gente, que a su juicio es lo más especial de esta ciudad, reconocida a nivel internacional por sus inconfundibles paisajes naturales y gran riqueza cultural.

El monumento que distingue a La Habana como ciudad maravilla, develado en la explanada del Castillo de San Salvador de la Punta, permanecerá en ese emblemático lugar para recibir a los viajeros que se adentren en la bahía capitalina o a quienes prefieran transitar sus calles.

En 2011, la fundación suiza New/Wonders presentó la campaña Las nuevas siete Ciudades Maravilla del mundo y el 7 de diciembre de 2014 La Habana fue seleccionada una de ellas por el voto online de millones de personas. (Tomado de Prensa Latina)