cuba-minrex-declaracionCuba ratificó su compromiso con una emigración legal, segura y ordenada, así como la posibilidad de retornar al país para los ciudadanos cubanos que hayan salido legalmente del territorio nacional y cumplan con la legislación migratoria vigente.

En una nota publicada hoy por el diario Granma, la Cancillería cubana confirmó además la deportación los días 9 y 11 de julio de dos grupos de ciudadanos de la isla desde Ecuador.
El texto, suscrito por la dirección de Asuntos Consulares y de Cubanos Residentes en el Exterior del Ministerio de Relaciones Exteriores (Minrex), especifica que los grupos estaban integrados por 29 y 46 personas, respectivamente, que se encontraban de manera ilegal en el territorio de la nación suramericana.

El traslado, detalla el Minrex, se realizó en un avión de la Fuerza Aérea Ecuatoriana y durante el mismo fueron respetadas las garantías procesales establecidas para estos casos.

Asimismo, precisa que a la llegada de los deportados al aeropuerto internacional José Martí, de La Habana, las autoridades cubanas competentes realizaron el pesquisaje de control sanitario internacional establecido, y acto seguido estas personas fueron trasladadas hacia sus provincias de origen en el territorio nacional.

De acuerdo con la Cancillería, la deportación de estos ciudadanos cubanos se realizó con total apego a lo estipulado en la legislación de ambos países y en las normas internacionales vigentes para este tipo de situación.

Ello, subraya, con el objetivo fundamental de garantizar un flujo migratorio ordenado, regular y seguro, y con el compromiso de evitar que seres humanos indefensos se conviertan en víctimas de traficantes de personas.

En la nota de prensa, La Habana reafirma que la situación creada con los migrantes irregulares cubanos en la región latinoamericana es responsabilidad de Washington y su política migratoria hacia la mayor de las Antillas.

Esas personas, sostiene, inicialmente viajaron al exterior de manera legal, cumpliendo todos los requisitos establecidos por las regulaciones migratorias nacionales, para luego desarrollar un periplo irregular, alentadas por la política de “Pies Secos-Pies Mojados”, el “Programa de Parole para Profesionales Médicos Cubanos” y la Ley de Ajuste Cubano.

Dichas disposiciones, agrega el texto, confieren a los ciudadanos de la isla un tratamiento selectivo y único en todo el mundo, al tiempo que constituyen una violación a los acuerdos migratorios suscritos entre Cuba y Estados Unidos.

De igual forma, resultan incongruentes con el actual contexto bilateral, impiden la normalización de las relaciones migratorias entre ambas naciones y crean problemas a otros países, a la vez que discriminan al resto de los migrantes, incluidos menores, quienes en la frontera estadounidense sufren maltratos y represión antes de ser deportados masivamente, denuncia el Minrex.

Tomado de Prensa Latina