evo1El presidente de Bolivia, Evo Morales, reclamó ante la Organización de Naciones Unidas que Estados Unidos indemnice a Cuba por el bloqueo y restituya la base naval en Guantánamo a la soberanía de ese país.

Quisiera expresar en esta Asamblea General nuestro enérgico rechazo a las medidas económicas coercitivas y unilaterales aplicadas por Estados Unidos contra Cuba por motivos políticos, afirmó este miércoles el mandatario.

Evo recordó que no es suficiente el restablecimiento de relaciones entre los dos países y reiteró que Washington debe resarcir al país caribeño por los daños ocasionados por ese cerco económico, comercial y financiero impuesto desde hace más de medio siglo.

En su discurso ante el segmento de alto nivel de la Asamblea General, el Jefe de Estado resaltó el liderazgo de Cuba para facilitar la construcción del acuerdo de paz en Colombia.

Declaró que la firma de ese acuerdo cumple con la decisión de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) de hacer de la región una Zona de Paz.

El Presidente boliviano condenó los ataques de Israel contra el pueblo palestino y emplazó a la ONU al reconocimiento pleno de ese Estado.

También deploró el último ataque estadounidense contra posiciones militares sirias que causó decenas de soldados muertos y heridos, lo cual demuestra la hipocresía y el permanente incumplimiento de sus compromisos en el marco del acuerdo del alto el fuego anunciado por Moscú y Washington en Ginebra.

El mandatario condenó el terrorismo, la violencia y la guerra, pero advirtió que para eliminar el terrorismo es necesario atacar las causas de ese flagelo de la humanidad.

Mientras la riqueza se concentre en pocas manos, mientras haya pobreza, exclusión, racismo y discriminación, no se respete la identidad y soberanía de los pueblos y se saqueen los recursos naturales, se alentará la violencia y el terrorismo, aseguró.

De igual manera, el Presidente boliviano denunció que los intereses imperiales están creando un proceso de desestabilización política en la región.

La nueva forma de conspiración imperial en el siglo XXI ya no es con golpes militares, sino parlamentarios y judiciales, que no tienen legitimidad, ni respetan la decisión de los pueblos, dijo.

En ese sentido, el Jefe del Estado boliviano condenó la intromisión política en Venezuela y saludó la lucha revolucionaria del pueblo y del presidente Nicolás Maduro. (Tomado de  PL)