Por Maykel Torres de la Rosa

1-1indiceLa salud pública en Cuba es uno de los sectores que más daños ha padecido por la imposición del bloqueo económico comercial y financiero impuesto por el gobierno de los Estados Unidos, así quedó expuesto en un encuentro que sostuvieron integrantes del grupo de ayuda mutua a personas viviendo con VIH–SIDA, en Minas

En el debate se pudo conocer cómo las diferentes administraciones norteamericanas han  incautado hasta la fecha más de cinco millones quinientos mil dólares del financiamiento del Fondo Mundial de lucha contra la pandemia a la nación antillana.

Maria del Carmen Chico, especialista en promoción de salud  en el territorio puntualizó que el bloqueo es una agresión personal a cada paciente y una amenaza permanente contra la estabilidad de un país, que viola los derechos humanos al  afectar los  fondos destinados a la capacitación, prevención y tratamiento de personas afectadas por el VIH/Sida, al imposibilitar la compra de medicamentos, antiretrovirales y alimentos necesarios para la dieta de los enfermos.

Al concluir el encuentro, en Minas integrantes del grupo de ayuda mutua, familiares, personal de salud y ceropositivos expusieron que a pesar de dar pasos de avance en las relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos  se mantiene intacta esa política contra Cuba. Desde el propio inicio del proceso revolucionario, la salud pública siempre ha sido un programa de atención priorizado por la Dirección de la Revolución, pues se reconoce como un derecho indiscutible de cada ciudadano.

Por ello, a pesar del efecto de bloqueo permanente del Gobierno de los EE.UU. y sus medidas agresivas que lo recrudecen, el pueblo cubano pueden mostrar con orgullo sus resultados de avances en materia de salud, capaz incluso de brindar su coolaboración a otros países, siempre que lo necesiten

La acción es tanto más grave por cuanto afecta fondos destinados a la capacitación, prevención y tratamiento de personas afectadas por el VIH/Sida y la tuberculosis, en particular la compra de medicamentos, antiretrovirales y alimentos necesarios para los enfermos.

En Minas se denuncia esta medida como una acción ilegal que busca, además, entorpecer seriamente la cooperación internacional proporcionada por el sistema de las Naciones Unidas a través de sus agencias, fondos y programas.

A pesar de los intensos y crecientes reclamos de la comunidad internacional al gobierno norteamericano para un cambio hacia Cuba, el presidente estadounidense, Barack Obama, mantiene intacta esa política.

En Cuba ni la dureza del bloqueo del gobierno norteamericano contra nuestro país, ni la sobre añadida crisis económica derribada en el periodo especial pudieron evitar que la grandeza y el pensamiento de nuestro líder de la Revolución desencadenaran acciones, recursos y políticas para establecer que los infectados vivieran con respeto, dignidad, igualdad, derechos y atención totalmente gratuita, poniendo a su disposición todo el desarrollo científico conocido en el mundo.