ministra-swazilandiaLa ministra de Salud de Swazilandia, Sibongile Ndlela-Simelane, expresó su satisfacción con la labor de los médicos cubanos que prestan servicio en su país.

No solo nos apoyan, con sus habilidades estamos aprendiendo también, es un intercambio de experiencias, de enseñanzas en cada uno de los lugares donde ellos trabajan, afirmó Ndlela-Simelane en declaraciones a Prensa Latina en esta capital.

Dijo que los 21 profesionales de la Salud de Cuba están ubicados en hospitales regionales cubriendo la mayor parte del territorio nacional. “Estamos muy felices”, subrayó.

Hace 11 años se inició el programa oficial de cooperación entre Cuba y Swazilandia. Desde entonces 101 colaboradores del sector han participado en el hermoso proyecto humanitario en este reino del sur de África de poco más de un millón 200 mil habitantes.

La brigada de médicos recibió, además, el reconocimiento del rey Mswati III, quien en un encuentro en la residencia real de Lozitha les transmitió el agradecimiento “al Gobierno y pueblo de Cuba por esta colaboración”.

Precisamente, sobre lo que ha representado la experiencia en tierra swazi, la doctora Lesvia Manzano comenta que en su especialidad (Ginecología y Obstetricia) se perciben algunos resultados.

“En estos momentos, los diagnósticos se hacen muy tempranamente, a diferencia de etapas anteriores, porque una detección tardía puede ir en contra de la vida de la paciente”, añadió al poner como ejemplo los casos de embarazos ectópicos “que en muchas ocasiones terminaban aquí en muerte materna”.

El índice de embarazo ectópico en el mundo es muy bajo (1 ó 2 % de todas las gestantes), es una rareza; sin embargo, hemos operado en un periodo de seis meses a tres pacientes, subrayó la doctora Lesvia.

Explicó que el hecho se relaciona con la alta incidencia de enfermedades de transmisión sexual que se presentan en Swazilandia, pero en algo que se ha avanzado es en la tarea de preventiva.

La orientación sexual, de la comunidad, las formas de aseo y opciones para evitar esas enfermedades o si las tienen que los tratamientos sean más efectivos, es parte del trabajo diario que hacemos en ese sentido, concluyó.

Los galenos enfrentan en la nación africana un escenario donde, entre otros, existen los indicadores de morbilidad y mortalidad por SIDA más altos del mundo, según la Organización Mundial de la Salud. (Tomado de PL)