ginebra_6Cuba fue electa para ocupar una de las vicepresidencias de la VIII Conferencia de Examen de la Convención sobre Armas Biológicas, que comenzó sus labores hoy en Ginebra y se extenderán hasta el próximo 25 de noviembre.

Según el sitio Cubaminrex, la embajadora cubana en Ginebra, Anayansi Rodríguez, enfatizó que la única manera realmente efectiva y sostenible de fortalecer la Convención y garantizar su estricta implementación, es la adopción de un Protocolo jurídicamente vinculante, que incluya un mecanismo de verificación.

Añadió que los países desarrollados deben fomentar la cooperación internacional en beneficio de los países en desarrollo mediante la transferencia de tecnología, material y equipo con fines pacíficos en el campo de la biología, así como también la eliminación de todas las restricciones que contravienen la letra y el espíritu de la Convención.

Por ello, denunció el bloqueo impuesto por Estados Unidos contra Cuba, el cual contraviene las disposiciones de la Convención sobre Armas Biológicas y es  el principal obstáculo que enfrenta la Isla para una cooperación y asistencia internacional más amplia y efectiva en la esfera de las actividades biológicas y biotecnológicas.

La delegación cubana está conformada, además, por Rodolfo Benítez, jefe del Departamento de Asuntos Políticos del Ministerio de Relaciones Exteriores; Lázaro Regalado, especialista en Regulación, Seguridad y Control del Centro Nacional de Seguridad Biológica del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA), y Claudia Pérez, consejera de la Misión Permanente de Cuba en Ginebra.

La Convención sobre Armas Biológicas, que entró en vigor en 1975,  fue el primer tratado internacional de desarme que prohibió una categoría completa de armas, y actualmente 177 naciones son Estados Parte de este instrumento, incluyendo Cuba, que lo ratificó en 1976.

Medio centenar de delegaciones han intervenido en el debate general, que concluirá próximamente, para luego iniciar las discusiones específicas sobre el estado actual de la Convención y el curso de acción a seguir en los próximos cinco años. (Tomado de ACN)