paciente-webReylandi Barrueto Quesada, de 17 años de edad, fue el primer paciente en edad pediátrica que se benefició, recientemente, con un trasplante renal en la provincia de Camagüey, donde se realiza ese proceder quirúrgico en adultos desde 1978.

Sujeto desde 2010 a la necesidad de realizarse hemodiálisis tres veces a la semana para lidiar con una glomerulopatía o conjunto de enfermedades que se caracterizan por una pérdida de las funciones de los órganos renales, a partir de ahora el jovencito podrá llevar una vida normal aunque con cuidados.

A partir de los 10 años, el adolescente del municipio de Florida comenzó a sufrir afecciones nefrológicas, con cuadros de hematuria o expulsión de sangre a través de la orina, que inicialmente se asociaron con posibles traumas relacionados con la práctica del Fútbol, explica Adelante digital.

Según comentó a esa web Isabel Vallina, la doctora del hospital pediátrico “Eduardo Agramonte Piña” que atiende a Reylandi desde su niñez, más adelante desarrolló una glomerulonefritis aguda post-infecciosa, con hematuria microscópica y proteinuria ligera (proteínas en la orina en una cantidad superior a la normal).

Graduado como técnico de nivel medio, el joven recibía sus hemodiálisis en el Centro de Nefrología del hospital universitario “Manuel Ascunce Domenech”, donde se efectuó la cirugía, y en dos oportunidades necesitó de traslados a La Habana para diagnósticos de Anatomía Patológica sobre su enfermedad, todo ello sin costo alguno para su familia, como principio de la asistencia médica en Cuba.

Datos publicados por Granma digital referencian que en Cuba el trasplante renal en niños suma 26 años de experiencia, con el hospital pediátrico de Centro Habana como sede pionera de esa práctica en infantes, que le aporta una mayor calidad de vida e independencia al paciente de Nefrología. (Tomado de ACN)