img_20161124_125019Por Jorge Luis Flores Silvestre.

En una suerte de conjuro contra las propuestas artística de gusto dudoso, se convirtió el encuentro entre radialistas de las emisoras Radio Cubitas y La Voz del Bayatabo de los municipios Minas y Sierra de Cubitas.

Un grado extremo de intensidad alcanzó la experiencia vivida; ni uno solo de los allí presentes pudo salvarse de la fascinación que viene del conocimiento forjado al fuego del quehacer diario para luego ser compartido entre todos con humildad sagrada.

El equilibrio como principio de orden tejió lazos entre homólogos para saciar la sed de los convidados mineños que consintieron, dóciles a sumergirse en las profundas aguas de la sabiduría, guiados por una mano amiga: los anfitriones cubiteños.

Ni las piedras mismas se atreverían a ofrecer resistencia si les hubiera tocado asistir a los talleres que allí se realizaron. Ante el magnetismo de Michel  Valdés Chinea, especialista en informática de la emisora sede, quedaría descubierta su condición de materia pétrea pero inacabada: las reflexiones y los debates sobre la concepción de página web para la radio, estimuladas por el fervor creativo del joven terminarían por reblandecerlas para luego ser moldeada obedeciendo los mandatos del ingenio humano.

Otro tanto pasaría antes las destrezas de Olga Otamendi García, especialista de investigaciones quien pertrechada en un inusual poder de síntesis, incentivó la polémica para debatir sobre los requerimientos científicos que deben tenerse en cuenta toda vez que se aspire a una entrega radial más lograda.

Y las Gracias encontraron en Marilienis Almeida Suaréz un recipiente para vaciar toda la pujanza de la comunicación persuasiva en materia de menciones y propaganda. A Maria del Carmen Castañeda Varona, insigne reportera, la pasión por lo que hace, le bastó para inocularle en el alma de los talleristas la única clave para alcanzar el éxito en el arte de la radio: entrega absoluta.

Pero muy poco se hubiera logrado aunque los anhelos se acumularan hasta formar una montaña; fue necesaria la voluntad colosal de Pedro Alexander Cruz Moisé, director de la planta que acogía a los especialistas de la palabra, Cruz Moiset a fuerza de abnegación logró franquear una barrera de silencio para construir un puente de solidaridad entre las dos emisoras.

img_20161124_115547 img_20161124_115610 img_20161124_122733