dsc_0145Por Dayneris Maxan Vernon.

Una generación de cubanos nace sin Fidel. Son los niños de estos días, los que aún no saben cuánto le debemos, cuánto dignificó a la Isla. Los niños que hoy reciben sus primeras vacunas, que los inmuniza contra enfermedades como la poliomielitis, que aún cobra vidas en otras naciones del mundo, o que acuden por primera vez a los círculos infantiles.

Por eso, para ellos, y para nosotros, el reto es grande. A partir de este 25 de noviembre de 2016, el año de su 90 cumpleaños, en el aniversario 60 de la salida del yate Granma de México, todos somos los responsables de enseñarle a esa nueva generación quién fue el líder histórico de la Revolución cubana, lo que hizo por este pueblo, y por el mundo.

Así lo patentiza Freddy Rotillet Morata, director de Educación en el municipio, quien destaca la gran tarea que tienen los educadores mineños en ese sentido, porque los niños y los jóvenes tienen que formarse ahora sin su presencia física, pero sí con su legado, como líder histórico de la revolución.

Hace 41 años, María Elena Hernández Rodríguez labora como educadora de círculos infantiles en Minas, y reconoce el compromiso que tienen hoy con las nuevas generaciones en la enseñanza de la vida de Fidel, creador de los círculos infantiles junto a Vilma Espín Guillois.

“Los niños de ahora que hace tanto tiempo no tienen ese contacto directo con Fidel, por su enfermedad, deben conocer su historia, su lucha, y cada actividad que realicemos tiene ese objetivo, así que el reto es mayor cada día”

Fidel no está físicamente junto a nosotros, pero de los cubanos que admiramos su obra, y agradecemos los beneficios y las conquistas de la Revolución depende mantener su legado y sus ideales, para que las nuevas generaciones sepan cuánto hizo por una Cuba mejor.

dsc_0152 dsc_0153 dsc_0154