alfabetizacion2Por Maykel Torres de la Rosa.

La mineña Agueda Loyola Pérez, tiene tatuado en su corazón un nombre: Fidel, ella reafirma que su Fidel vive reencarnado en sus venas y que nunca morirá porque los hombres grandes perduran en el latido de las personas que creen que un mundo mejor es posible.

Esta mujer dio su paso al frente cuando los jóvenes de esta isla fueron convocados a participar en la Campaña de Alfabetización. Sobre esta importante tarea puntualizo que todo ese inmenso ejército hizo posible declarar a Cuba como primer territorio libre de analfabetismo en América Latina, dando cumplimiento a lo prometido por Fidel Castro ante la Organización de Naciones Unidas tan solo un año después.

Fidel convirtió cuarteles militares en escuelas, construyó aulas en zonas rurales e inició una potente Campaña de Alfabetización que condujo a las montañas y otros sitios intrincados del país a una gran cantidad de educadores y voluntarios, medidas que lograron que en 1961 el país fuese declarado Territorio Libre de Analfabetismo.

Para Agueda Loyola Pérez, el pensamiento de Fidel vivirá en cada uno de los cubanos, que aman esta tierra rebelde de estirpe mambisa y a pesar de sus años tiene como meta seguir construyendo junto a las nuevas generaciones un mejor país para todos y a tono con este momento histórico, lo más importante es preservar nuestras conquistas y apoyar a Raúl Castro y nuestros dirigentes, porque la Revolución tiene que continuar.