imga0322Por Adolfina Portuondo Pérez.

Fidel es sinónimo de valentía, grandeza, justicia, es uno de los seres humanos que mayor influencia ha dejado en el espíritu de grandes masas dentro y fuera de Cuba.

A Silvio Lewas Salomón, un mineño digno, le tocó el privilegio de haber estado al lado del ¨Gigante¨ de nuestra historia. Las vivencias de aquel momento las guarda en la memoria y las comparte con orgullo:

¨Yo tenía 18 años, era estudiante  de la escuela Cruce de la Trocha en el municipio Vertientes y el Comandante había realizado una visita al central Panamá el 13 de marzo de 1976. En esos momentos yo era el representante de la Federación Estudiantil de la Enseñanza Media (FEEM) en dicha institución escolar y me comunicó el director que en breves minutos teníamos una sorpresa. Nos concentraron a todos en el patio de la escuela y de momento vi a Fidel Castro parado al lado mió y fue tanta la emoción que  casi me caigo. ¨

Luego de ofrecernos algunas palabras hizo entrega de la bandera panameña la cual conservo como una reliquia porque vino de las manos del hombre más grande de Cuba y del mundo.

Al terminar la entrevista resaltó: ¨Fidel no ha muerto sigue y seguirá siempre con nosotros, ¡Viva Fidel ! ¨