juliaPor Leonardo González Lamas.

La vida y obra de Fidel guió los pasos de muchos cubanos. Julia Mejías Oliva, con 82 años, es un ejemplo de ello. Esta mujer aún se mantiene activa en su vida revolucionaria. Fundadora de los CDR y todavía presidenta, siempre recordará la figura de Fidel:

“En las ocasiones en que Fidel estuvo en nuestra provincia, lo vi, muy de cerca. Nunca pude tocarlo, pero me siento orgullosa de haberlo visto en varias ocasiones”

Se dirigió hacia la ciudad de Camagüey para ser testigo de la caravana que llevaba los restos del Comandante y decirle adiós por última vez:

“Me levanté temprano, y me dirigí a la ciudad de Camagüey por mi cuenta. Una muchacha me ayudó a pararme cerca de la calle y allí estuve hasta que lo vi pasar. Grité con todas mis fuerzas YO SOY FIDEL, no me importó el agua y lo lloré como quise, y nunca lo voy a olvidar, siempre estará en mi corazón”

Sin dudas esta mujer se siente orgullosa por haber sido testigo de la vida revolucionaria de su Comandante Fidel, además de tener  el privilegio de haberlo despedido en el momento solemne de su último recorrido por  el país, pero sobre todo de mantener su legado hasta el último aliento de su vida.

Anuncios