1227-interviene-raul-asamblea-0El líder histórico de la Revolución cubana nos legó su ejemplo imperecedero, su irrenunciable optimismo y fe en la victoria. El mejor monumento a sus ideales y obra es hacer realidad cada día los postulados contenidos en su brillante definición del concepto de Revolución, que hizo público el 1ro. de mayo del 2000 y que millones de cubanos suscribimos.

Así expresó el General de Ejército Raúl Castro Ruz, presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, al concluir el octavo periodo ordinario de sesiones de la VIII Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular (Parlamento).

Raúl recordó sus palabras del 3 de diciembre último en Santiago de Cuba, cuando anunció la voluntad de Fidel de que su nombre y su figura nunca fueran utilizados para nombrar instituciones, plazas, parques, avenidas, calles u otros sitios públicos, ni erigir en su memoria monumentos, estatuas ni otras formas similares. Nuestro parlamento ha consagrado en ley la voluntad expresada por el compañero Fidel, expresó.

Su espíritu de lucha permanecerá en la conciencia de los revolucionarios de hoy, de mañana y siempre, y así lo demostraremos en la revista militar y marcha del pueblo combatiente el 2 de enero, en homenaje al Comandante en Jefe y nuestra juventud, manifestó.

Al realizar un análisis de la economía, el General de Ejército rememoró sus palabras en la sesión ordinaria de diciembre del 2015, cuando advirtió que el desempeño de este sector en el 2016 enfrentaría limitaciones financieras, a causa de la caída de los ingresos por exportaciones y de los precios de los principales rubros, entre otros factores, proyecciones que fueron confirmadas a mediados del presente año.

Las limitaciones en los suministros de combustible y las tensiones financieras se agravaron en el segundo semestre y condujeron al decrecimiento del Producto Interno Bruto en un 0,9 %.

A pesar de ello, se preservaron los servicios de Educación y Salud gratuitos, subrayó Raúl, y ratificó que no se produjo el colapso de la economía ni el regreso de los apagones, como auguraban no pocos malintencionados medios internacionales de prensa.

No se pueden olvidar los efectos negativos que genera el bloqueo, indicó, y comentó que Cuba sigue sin poder realizar transacciones internacionales en dólares estadounidenses.

Otro impacto en la economía cubana provocaron este año las afectaciones que ocasionó Mathew, con un saldo significativo de destrucción de viviendas, centros educacionales y de Salud, entre otros, según puntualizó en sus palabras Raúl.

Gracias a las medidas adoptadas para la protección de la población —dijo— no tuvimos que lamentar la pérdida de vidas humanas, como sucedió, por desgracia, en otros sitios del planeta.

Además, agradeció las muestras de solidaridad y el apoyo material recibido de muchos países y de las organizaciones internacionales del sistema de Nacionales Unidas para la recuperación, e hizo una mención especial a la hermana República de Venezuela, y a la iniciativa de su presidente Nicolás Maduro.

En cuanto al plan de la economía para el 2017, el mandatario cubano alertó que persistirán tensiones financieras, sin embargo, prevemos que la economía retome la senda ascendente y que el PIB crezca moderadamente, en el entorno del 2 %.

Para lograrlo será preciso cumplir tres premisas decisivas: garantizar las exportaciones y su cobro oportuno, incrementar la producción nacional que sustituya importaciones, y reducir todo gasto no imprescindible, auguró.

Continuaremos ejecutando los programas de inversiones en función del desarrollo sostenible de la economía nacional, para lo cual será imperativo —apuntó— dinamizar la inversión extranjera, “esfera en la que no estamos satisfechos y han sido frecuentes las dilaciones excesivas del proceso negociador”. Es preciso superar de una vez y por siempre la mentalidad obsoleta, llena de prejuicios, contra la inversión foránea.

Abundó que debemos despojarnos de falsos temores hacia el capital externo. No vamos ni iremos al capitalismo, eso está totalmente descartado, así lo recoge nuestra Constitución, pero no debemos temerle y poner trabas a lo que podemos hacer en el marco de las leyes vigentes, lo cual implica la preparación de los cuadros y especialistas que negocien, así como profundizar en las deficiencias y errores del pasado para no repetirlos, indicó el General de Ejército.

Raúl agregó que Cuba no produce todo el combustible que necesita, rubro que ha sido espada de Damocles desde el triunfo de la Revolución, por lo que, sin renunciar al incremento de la producción nacional de petróleo, debemos acelerar el desarrollo de las fuentes renovables de energía, que significan un 4,65 % de la generación de electricidad en el país.

Sobre el experimento aplicado en Artemisa y Mayabeque, y la aprobación para continuar trabajando hasta que concluya la actual Legislatura, subrayó, entre otras ventajas, que ha permitido poner en práctica un conjunto de principios organizativos que incrementan la atención a los consejos populares, delegados de circunscripción y a la población en general.

No obstante, se pusieron de manifiesto deficiencias que impidieron la consolidación del modelo de gestión, dijo, y señaló dificultades como el elevado nivel de fluctuación de cuadros de esas instancias, la insuficiente atención y supervisión por organismos y entidades nacionales, entre otras.

Corresponde, de conjunto con las estructuras del Partido Comunista de Cuba en las diferentes instancias, superar los errores y avanzar sin retrocesos en su conclusión en el nuevo plazo concedido, afirmó.

Raúl concluyó enviando una felicitación al pueblo de Cuba, que en pocas horas recordará un aniversario más del triunfo de la Revolución y el advenimiento del nuevo año. (Tomado de Radio Cadena Agramonte)

Anuncios