img_20161223_082513Por Maykel Torres de la Rosa.

Los trabajadores de la Fábrica de Violines en el municipio de Minas, ratificaron en un acto político cultural su decisión de ser leales a las ideas y a la obra del Comandante en Jefe Fidel Castro, incrementar la productividad, a crecerse ante la carencia de ciertos recursos y materializar el concepto de Revolución, como sustento e inspiración en la labor diaria.

Idelisa Sains Leyva Secretaria General  del Sindicato Provincial de Cultura convoco a los trabajadores a mantener el legado de su fundador Álvaro Suárez Rabinal, un hombre devenido luthier tras largos años de experiencia en la ebanistería, y a continuar perfeccionando su objeto social, pues es un centro que aporta mucho a la cultura del Camagüey, con su contribución para las escuelas de arte y agrupaciones musicales cubanas.

El momento fue oportuno para entregar la  condecoración Raúl Gómez García  a los trabajadores Gabriel Otamendi López, Rosa María Hidalgo Morell, Gustavo Lorenzo Noy Misa   que han laborado  por más de  20 y 25 años en el sector.
Jorge Luis Socarras Legra director de la entidad convocó a los trabajadores a  tatuar en el corazón el pensamiento y acción de Fidel Castro y mantener vivo su legado mediante la innovación y creatividad en el trabajo con lo que se le da un golpe al bloqueo económico comercial y financiero impuesto por el gobierno norteamericano.

La Fábrica de Violines en Minas, es la única atrevida en el arte de construirlos artesanalmente en Cuba y en Latinoamérica, en sus 40 años de creada sigue impregnando majestuosidad y  elegancia a violines, violas, chelos y guitarras, instrumentos de elevada calidad, además de comercializar en su tienda de Artex  souvenir con gran aceptación en el turismo. Quien pase cerca de esa instalación escuchara sin dudas el sonido de una sierra y un martillo, el olor de la madera recién cortada y alguna que otra tonada musical.

img_20161223_081208img_20161223_082226

Anuncios