maxresdefaultPor Maykel Torres de la Rosa.

Los trabajadores de la unidad silvícola en Minas desarrollan un programa para la creación de fincas forestales integrales, como parte de la ejecución del lineamiento 204, con el objetivo de fortalecer la capacidad del sector forestal en aspectos ambientales, económicos y sociales relacionados con un manejo sostenible.

El ambicioso proyecto se perfila en los seis consejos populares mineños e incluye la creación de fincas para la producción de frutas, con el propósito de garantizar las materias primas para el funcionamiento de mini industrias territoriales, también se  aumentan las áreas con  la plantación de coníferas, eucalipto, casuarina y especies preciosas, específicamente en suelos del Polo Productivo de San Antonio.

En la ejecución de este programa, se destaca la construcción de trochas para evitar la propagación de incendios, la vigilancia para combatir ilegalidades como la tala ilícita, además de ejecutar la Ley Forestal que define jurídicamente el cumplimiento de las responsabilidades, tanto por la parte estatal como por la privada.

Minas dispone de una gran riqueza natural y unas 50 hectáreas se encuentran con plantaciones jóvenes, menores de tres años, zonas que priorizan el equilibrio ecológico con positivos impactos en la conservación y protección del suelo, el agua y garantiza el hábitat de importantes especies de la fauna cubana.

Para el colectivo de trabajadores de la unidad silvícola y campesinos vinculados a la reforestación en el territorio es compromiso que por cada árbol que se tale hay que plantar al menos cinco, tarea que se cumple de manera disciplinada y garantiza un desarrollo sostenible de los ecosistemas, en armonía con la conservación y protección del medio ambiente.

Anuncios