img_20161213_092934Por Leonardo González Lamas.

En medio de la situación actual que atraviesa la nación cubana, la imprenta del Consejo Popular Lugareño aporta su grano de arena al desarrollo económico del territorio y de la provincia, desafiando las limitaciones que impone las  tecnologías en estado de caducidad.

“Esta imprenta se dedica a hacer impreso y modelaje de todo tipo de documentos para las distintas empresas del municipio y la provincia -explica Ramón Romero Maure, jefe de brigada de la entidad-  Se inauguró en 1980, llevamos 36 años sin interrupción, a pesar de la falta de materia prima por el bloqueo económico norteamericano”.

Con su ruido característico, las máquinas se mantienen en forma a pesar de los años de uso:

“Aunque la tecnología es muy vieja, lo equipos están en buenas condiciones y seguimos trabajando. Solo dejan de trabajar cuando falta el operario, pues son manuales; creo que por aquí pasarán dos o tres generaciones más si las cuidamos”

“La guillotina es la máquina más nueva que data de 1907, las demás son de finales del siglo XIX.  Las letras son ubicadas una a una en un molde y luego se ensamblan en el equipo”

Son varias las empresas que se benefician con los servicios de esta entidad en el territorio. 30 años de servicios ininterrumpidos constituyen una prueba fehaciente del esfuerzo y la abnegación de cada unos de los obreros que laboran en esta unidad, a quienes le asiste el firme objetivo  de apoyar  el desarrollo económico de la localidad

img_20161213_092928 img_20161213_092946

Anuncios