Palabras de Homero Acosta Álvarez, Secretario del Consejo de Estado, en el acto de entrega de la Orden “José Martí” al Presidente del Ecuador, Rafael Correa Delgado, en el Palacio de la Revolución, el 5 de mayo de 2017, “Año 59 de la Revolución”.
6 de Mayo del 2017 1:21:56 CDT

Compañero Rafael Correa Delgado, presidente de la República del Ecuador;

Compañero General de Ejército Raúl Castro Ruz, presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de la República de Cuba;

Distinguidos miembros de la delegación ecuatoriana;

Compañeras y compañeros ecuatorianos y cubanos:

 

Hoy recibimos y condecoramos al Presidente de la hermana República del Ecuador y líder de la Revolución Ciudadana, quien se puso al frente de su pueblo cuando este buscaba nuevos caminos de emancipación para su patria y que, siendo ministro y puesto ante la opción ética de servir al pueblo o traicionarlo renunció al cargo para fundar el movimiento Patria Altiva y Soberana (PAIS) con el que venció a las partidocracias, llevó al pueblo al poder, introdujo transformaciones en la economía y la sociedad y modificó las bases político-jurídicas del Estado, que concitaron un enorme respaldo popular.

Junto con otros líderes regionales, Correa contribuyó a fomentar espacios como UNASUR y CELAC, para defender la independencia de nuestras patrias, impulsar la integración solidaria y el desarrollo económico y social. Además, se unió al ALBA-TCP, como espacio de unidad, concertación e integración regional.

En su empeño por mantener y acrecentar los logros de la Revolución Ciudadana denunció la voracidad de las transnacionales y la explotación financiera de los centros de poder imperialista, enfrentó con valor, inteligencia y fe en la victoria un intento de golpe de Estado y todo tipo de acciones desestabilizadoras por parte de la oposición derechista y el capital transnacional.

Cuando llegó al poder, ya existían entre Cuba y Ecuador lazos nacidos de una historia y sueños comunes, que tuvieron en la relación entre José Martí, Antonio Maceo y Eloy Alfaro su más alta expresión. Esos lazos se cimentaban en la sangre de los ecuatorianos que combatieron y murieron por la independencia de Cuba, en la entrañable amistad entre el Comandante en Jefe Fidel Castro y el pintor Oswaldo Guayasamín, y en los numerosos gestos de solidaridad mutua entre ambos países, cuyas más recientes evidencias están en Santiago de Cuba y en Manabí y otras provincias costeras del Ecuador.

Correa transformó la excelente relación entre Ecuador y Cuba en ejemplo de fraternidad y solidaridad entre naciones hermanas que se respetan. Nunca olvidamos sus enérgicas denuncias contra el bloqueo a nuestro país. No es posible omitir su defensa de los cinco luchadores antiterroristas cubanos. Siempre recordamos su digna y valiente actitud en contra del aislamiento de Cuba, cuando se negó a asistir a la VI Cumbre de las Américas.

En virtud de los méritos de este amigo de Cuba y de la Revolución Cubana, de sus valores y compromiso con sus ideas y con su pueblo, por el que sabemos que seguirá luchando en el futuro, el Consejo de Estado de la República de Cuba, a propuesta de su Presidente, acordó otorgarle la Orden José Martí, que exalta a quienes como usted luchan por la independencia, la libertad y la solidaridad antiimperialista entre los pueblos de Nuestra América.

Con este acto, el Gobierno y el pueblo cubanos reiteran su solidaridad incondicional con el Gobierno y el pueblo ecuatorianos, junto al cual siempre estaremos, y le pedimos, Presidente, que la acepte como un gesto sincero de respeto y amistad hacia el Ecuador.

Muchas gracias (Aplausos).

Tomado de Juventud Rebelde

Anuncios