Rio Los CangilonesPor Marisol Acosta Pumariega.

Minas, 12 Jun. – Disfrutar de inestimables bellezas naturales,  es algo que nos gusta a todos, y si hablamos del Río Máximo con sus cangilones, eso sería ideal.  Esta formación de oquedades redondeadas en forma de cazuelas y moldeadas por la acción de las aguas, dieron lugar a la piscina natural más importante de Cuba y que constituye una atractiva y peculiar área de baño, donde nos refrescamos, en estos días de violento verano.

En los alrededores del campismo también se encuentra el asentamiento de descendientes haitianos de la comunidad Caidije. Allí existen costumbres muy características de este grupo, danzas, ritos y manifestaciones religiosas, relacionadas con el culto vudú que aún conservan.

En sus inmediaciones, están las cuevas Funeraria I y Funeraria II, en la cual se han encontrado restos arqueológicos,  como pinturas rupestres, enterramientos, raspadores, fragmentos de barro y restos de dietas.

Tanto la sierra, como la llanura costera del norte, conservan huellas de la estancia de grupos precolombinos que se hallaban en el estadío cultural agroalfarero. Eran recolectores, agricultores, ceramistas, que desarrollaron la textilería en su vestimenta, y además tejían cuerdas o cabuyas, hamacas y redes.

Eran seminómadas y se movían a la costa norte, cerca de los ojos de agua. De esta manera adquirían los productos necesarios para su sustento y conformar sus instrumentos de trabajo.

Gracias a la ayuda de compañeros del grupo de espeleología municipal, especialmente de Alexander Saker, estas muestras han llegado al museo a través de sus donaciones, lo que hace de este acto una oportunidad inestimable para el conocimiento de la historia del municipio.

Anuncios