Por Adolfina Portuondo Pérez
Febrero, 2021.- Desde hace más de seis meses la licenciada en Enfermería Norma Tello Connor, junto a otros compañeros de la Brigada Internacional Henry Reeve, salió de Cuba con destino a Antigua y Barbuda bajo la noble encomienda de salvar vidas en un escenario tan complejo como el que impone la COVID-19.

Habitualmente labora en el policlínico del Consejo Popular Lugareño en Minas, vía WhatsApp nos comenta que, a pesar de los riesgos a los que el equipo multidisciplinario se expone, siente en su alma la satisfacción de aportar un granito de arena en la batalla contra el nuevo coronavirus.

“El trabajo es intenso, atendemos más de 100 pacientes en cada jornada pero me regocija cada vez que los escucho decir: gracias por todo cubana”, añade.

“Extraño a mi familia, ansío abrazar a mi hijo Jorgito, mi mamá Norma y a todos mis vecinos, pero tengo un fuerte sentimiento humanista y una gran consagración con mi profesión, salvar vidas para mi es lo más importante”, finaliza.